jueves, 3 de septiembre de 2015

Cosas de Secundaria: inicios y primeras situaciones

Me encanta mi cole, ¿os lo he dicho ya? :) 

Y no porque sea mi puesto soñado, ni porque me quede a 10 minutos andando de casa. Lo que hace al cole especial son las personas que lo forman. Tuve la suerte de coincidir con ellos el último trimestre del curso pasado y ya había podido notar sus buenas vibraciones, pero os lo juro, son demasiado.

El buen ambiente que hay allí me hace sentir como en casa, super protegida, arropada. Todo el mundo dispuesto a ayudar, a echar una mano. Y en la sala de profes nunca faltan bizcochos caseros, galletas, chocolates, bombones...  ¡Son como una gran familia!

Después de una bienvenida genial, he empezado a vivir también los entresijos de la adolescencia problemática de la que os hablaba el otro día. 

Tenemos una niña guapísima, morena, de ojazos, que con 15 años su "novio" de 24 la dejó embarazada y después de que le prometiese que formarían una familia juntos... desapareció. La pobre, que vivía ya en una casa de acogida por problemas familiares graves (fallecimientos cercanos, maltratos, adicciones,...) tuvo que hacer frente a un embarazo adolescente, y con los 16 recién cumplidos cuenta los días para salir de cuentas y tener a su niño en brazos. ¿Cómo os quedáis?

Pasó por el cole para hacer la matrícula para este año, porque ella quiere "salir adelante por su bebé". Todo el equipo docente se ha volcado con esta niña (es que aunque vaya a ser madre, ¡no deja de ser una niña!) y desde dirección han puesto a su disposición todas las facilidades para que pueda conciliar -qué gracia, hablando de conciliación también en el ámbito escolar- de la mejor forma posible su maternidad con la continuación de sus estudios. 

Lo importante es que la niña no se desvincule durante mucho tiempo del colegio porque si no, le va a costar demasiado engancharse al ritmo de la clase, y corremos el riesgo de que lo vea difícil y abandone. Pero claro, será una mamá recién parida, con un bebé al que cuidar, amamantar, querer, mimar... y con las hormonas a tope (ya de por sí revolucionadas por su adolescencia).

Se le ha dicho que puede aprovechar alguna siesta del peque para "escaparse" a clase unas 2-3 horitas al día, mientras el bebé quedaría a cargo de las orientadoras de la casa de acogida donde van a vivir; o bien directamente traerse al niño a clase. Si no se siente cómoda con el peque en el aula, nos lo puede dejar en la sala de profes que allí siempre hay alguien y más de una estaríamos encantadas de vigilar  un chiquitín mientras corregimos exámenes ;) 

En fin, probablemente no haya opción buena porque obviamente la situación ya no es idílica desde el principio... Pero como os decía, en este cole hay tan buena gente que lo que a priori podría ser un marronazo para todos está siendo una nueva ilusión. Porque la niña ya tiene mucho con lo que tiene, y porque verla llorar de emoción cuando le dijimos que allí estábamos nosotros para echar una mano, me hizo sentir la persona más afortunada del mundo por trabajar en un sitio con personas tan increíbles.

10 comentarios:

  1. Que historia más dura pero que buen trabajo hacéis, que requete majos sois todos los profes de verdad! Ojalá encuentre una solución con la que se sienta cómoda esa niña.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, muy dura, pero espero que con el tiempo tenga un bonito final tanto para la mami como para el bebé!

      un besito!

      Eliminar
  2. Uffff vaya historia y qué labor más importante hacéis!!

    Me algro mucho leerte tan ilusionada y feliz!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias linda! tú siempre me tienes buenas palabras :)
      pues esta es una de las historias "menos tristes" de todas...

      un besito!

      Eliminar
  3. Ains... que buenos educadores debia tener la chiquilla que han permitido tal situación. ... qué pena.
    Me alegro que todos esten volcados y sea una gran familia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto, qué penita... Pero bueno, espero que con la ayuda de todas salgan los dos adelante!

      un besito!

      Eliminar
  4. Me has puesto los pelos como escarpias. Ojalá podáis ayudar a esta chica. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco a poco espero que sí! Son muy duras estas situaciones..

      un besito!

      Eliminar
  5. Qué situación tan difícil y qué bonito que haya tanta gente deseando ayudarles!

    ResponderEliminar